España

españa

Acercamiento a la videoperformance española

Pancho López

Estoy convencido que una línea, una palabra,
un sonido o un objeto cualquiera, atentamente
observados, permiten descubrir todo un mundo
que muchas veces nos pasa inadvertido.
Bartolomé Ferrando

España es tan compleja como Latinoamérica por su historia y cultura. Por ejemplo, ha sido habitada por la mitología griega, romana, fenicia, celta y árabe; en ella se habla español, catalán, aranés, gallego y euskera; y ha sido gobernada por monarquías, dictaduras y repúblicas, por tan solo mencionar algunos ejemplos que caracterizan su diversidad y que han convertido a los españoles en un pueblo cuya voz es marcada por su personalidad, intensidad y ritmo como la de un cantaor de flamenco.

Para comprender su heterogeneidad podemos hacer un breve recorrido de su cine y producción artística. La historia inicia con las proyecciones públicas del cinematógrafo de la casa Lumière en Madrid y Barcelona en el año de 1896. En aquel entonces, el costo de la entrada era de 30 céntimos; la música y lectura de textos se realizaba en vivo o a través de grabaciones por lo que la experiencia cinematográfica no era del todo muda.

Las primeras producciones españolas se caracterizaron por dos extremos, por un lado temáticas realistas, o bien, escenas de cine fantástico.

El registro documental de la vida cotidiana se observó en los filmes Llegada de un tren de Teruel a Segorbe[1] (1896) y Salida de la misa de doce de la Iglesia del Pilar de Zaragoza (651 fotogramas) (1897) del director Eduardo Jimeno Correas. Ambos representan un equivalente a la legendaria “Salida de los obreros de la fábrica Lumière[2] (1895) de los hermanos Lumière.

Fructuós Gelabertm[3] realizó la primera película Riña en un café (1897) (1 minuto) con una cámara que él mismo había construido y en donde también participó como actor. Otros proyectos que realizó fueron los primeros reportajes como “Visita a Barcelona de doña María Cristina y Alfonso XIII”[4] (1898) (40 minutos).

En la otra vertiente, España fue pionera en crear mundos imaginarios: el cineasta Segundo de Chomón[5] diseñó un sistema de coloreado que posteriormente se patentó como pathécolor. También perfeccionó la técnica de stop motion que comenzaba a utilizarse, integró la técnica de travelling, y desarrolló técnicas de animación con dibujo y arcilla integrando el uso de maquetas. De su trabajo podemos destacar El hotel eléctrico[6] (1908) (8 minutos) en donde se puede apreciar su talento en efectos especiales, ya que objetos como cepillos, zapatos y maletas toman vida propia. Otros filmes que realizó fueron Metamorfosis[7] (1912) (5 minutos) y Superstición andaluza[8] (1912) (10 minutos), entre otros. Segundo de Chomón fue un precursor del cine fantástico y sin duda alguna este personaje merece mayor tiempo de investigación para revisar todas sus aportaciones al cine y por las que incluso fue llamado “el Méliès español”.

Con el inicio de la Primera Guerra Mundial (1914-1918), en Europa se empezaron a utilizar la cámara y la fotografía como instrumentos de espionaje y el cine como arma de propaganda con el surgimiento del género de cine bélico. Las tomas tenían que ser fijas y con ángulos que pudieran cubrir planos panorámicos con la mayor cantidad de detalles posibles. La edición fue fundamental para transmitir la sensación de superioridad y poder, lo que determinaba a los personajes: los héroes y los enemigos.

En este contexto, España no participó en la Gran Guerra y tuvo una prolífica época en su industria cinematográfica. Barcelona fue una meca importante, porque era la ciudad europea con más salas de cine, además de que las casas productoras Pathé, Gaumont y Nordisk tenían sus oficinas en la ciudad y en 1906, abrió en ella sus puertas la productora Hispano Films, Manufactura española para Películas Cinematográficas. En estos años 28 productoras realizaron 242 películas, de 
las cuales 77 fueron documentales[9], que también retrataban a la cultura española a través de la tauromaquia y fiestas tradicionales.

Como referencia, El Círculo de Bellas Artes de Tenerife presentó en el 2015, el ciclo “La primera guerra mundial y el cine”[10] a partir del proyecto European Film Gateway 1914 (EFG1914)[11] en donde se puede conocer el contexto social e histórico de diferentes países durante este período. En la selección curatorial que realizó la Filmoteca Española se encuentran documentales de festejos y noticiarios, como los filmes de Antonio de Padua Tramullas[12], importante técnico, operador, productor, director, distribuidor y documentalista de temas sociales, culturales e incluso científicos, que hoy nos permiten conocer cuáles eran los temas de mayor interés en la agenda.

En Los primeros modelos temáticos del cine se menciona:   

El cine de no ficción de esta época constituye un depósito extraordinario de temas ligados a experiencia de la modernidad. Lo que así se manifiesta es una fascinación ilimitada por todo lo que es nuevo, moderno, relacionado con el progreso: la ciencia, las exploraciones geográficas, las grandes ciudades, las fábricas y los procesos industriales, el tren y los demás medios de transporte, el turismo, las noticias de actualidad y la moda”. [13] 

Aunque durante este período España tuvo crecimiento económico como un principal proveedor de armas, textiles catalanes, hierro vasco, carbón asturiano y de alimentos, para los países que estaban en guerra, los salarios no aumentaban y varios productos incrementaron su precio, además de que las ganancias que se generaban eran para unos cuantos y el nivel de analfabetismo era más del 50%.

Lo que a continuación presenció la industria cinematográfica española, era el nacimiento de su propia crisis económica y social, y la llegada de la dictadura de Primo de Rivera.

España mantenía en esa época un protectorado en territorios de lo que hoy es Marruecos. En 1921 el ejército español sufrió una grave derrota en un episodio que se conoce como el “Desastre de Annual”, en un enfrentamiento con los pobladores rifeños que se oponían a la ocupación colonial. Esa derrota suscitó las crisis políticas de los próximos años. Debido a actos de corrupción y la mala administración que se realizó por parte del ejército español 13 mil soldados perdieron la vida. Además del caos militar, el controversial “Expediente Picasso” estaba próximo a publicar todos los nombres de los involucrados y hechos detallados, lo cual fue desastroso para el monarca en turno, el Rey Alfonso XIII.

Como consecuencia, las piezas del ajedrez se tuvieron que reacomodar y el Rey Alfonso XIII se retiró del poder para apoyar y dar paso al golpe de estado por parte del general Miguel Primo de Rivera en septiembre de 1923. En un principio, el militar Primo de Rivera había contemplado permanecer 3 meses en el poder y se miraba a sí mismo como el “cirujano de hierro”[14]. Sin embargo gobernó España hasta 1930, y hoy es considerado el primer dictador de la historia española.

En un inicio el mando de Primo de Rivera tuvo una gran aceptación, no hubo actos violencia ante el nuevo gobierno e incluso la clase alta española se sentía tranquila con este régimen, por el gran miedo que tenían que se formaran grupos comunistas en el país. Hubo aspectos positivos como la creación de infraestructura con obras públicas, una mayor regulación económica por el aumento de salarios y disminución de precios, y asimismo Primo de Rivera terminó la guerra contra Marruecos.

También en esa época llegó a España parte de la fructífera economía de los “maravillosos años veinte”, un fenómeno que se manifestó en el crecimiento urbano e industrial. Al mismo tiempo, el nuevo gobierno buscaba engrandecer el sentimiento patriótico a través de cargos públicos ocupados por militares y la Iglesia tomó mayor poder como institución.

Sin embargo, también existieron actos de represión: el intento de abolición de las culturas catalana y vasca se hacía mediante la prohibición de sus idiomas y banderas, la censura en la prensa estaba muy presente y Primo de Rivera manifestaba su gran admiración hacia Mussolini.

Nuevamente el cine registra este capítulo de la historia, especialmente a finales de la década de los 30 ya dentro de la etapa del cine sonoro. También en esta época se empiezan a trazar con mayor definición los antecedentes del cine experimental.

Por un lado, se tenían filmes y directores que fotografiaron a la sociedad española a través de escenarios cotidianos, tradiciones, costumbres como la tauromaquia, las zarzuelas, y personajes que demostraban los valores humanos populares: la fidelidad, el respeto, la autoridad de la familia y el matrimonio. Para fines prácticos, este primer grupo realizó el cine comercial de la primera dictadura, desarrollando el género de la españolada y los contenidos de sus películas fueron aceptados por el gobierno y la Iglesia. Algunos de los directores más reconocidos de este cine conservador fueron Benito Perojo[15] y Florián Rey[16], de quienes hablaremos más adelante.

La presencia femenina en el cine fue una presencia muy importante a partir de esta época, porque prácticamente todas las historias que se contaban mostraban a la mujer paradigma de la era: “(…) algunas veces casta, otras veces pasional, pero siempre enalteciendo el estereotipo andaluz: folclórica y rebelde (…) En los años treinta o los cuarenta, el personaje femenino procedente de Andalucía tiene el rostro, por ejemplo, de Imperio Argentina[17], viste con traje de volantes, lleva pendientes de coral y canta coplas”[18].

Del cine comercial español de los 20s y 30s, podemos mencionar que se tenía la tendencia de adaptar obras literarias y teatrales al cine, o por ejemplo, adaptaciones a zarzuelas como “La verbena de la paloma” (1935) del director Benito Perojo. De este director, también es “La Condesa María” (1927), en donde se representa el sentimiento nacionalista porque los protagonistas, una pareja de novios, son separados por la guerra de España contra África. Perojo, igual que sus contemporáneos, abarca historias sobre la redención católica, el  honor y el arrepentimiento.

Florián Rey siempre evidenciaba su afinidad con las ideas el gobierno de Primo de Rivera en sus obras. Un ejemplo de su patriotismo, se encuentra en su siguiente respuesta “Yo creo firmemente que sin cinematografía no hay nación. En la actualidad, el cinematógrafo es el medio más eficaz para la expresión nacional”[19].

Cabe decir que varios de los cineastas también trabajaron como guionistas, asistentes de dirección o producción y actores, e incluso como colaboradores entre ellos.

Las características estéticas que se apreciaban en los filmes, tenían una gran influencia del director de arte y diseñador de producción ruso Pierre Schildknecht[20], por sus contribuciones como el glass shot y el matte painting. Otro aspecto, es que en las películas de este período se adopta el lenguaje cinematográfico del resto de Europa, con técnicas como el flash back, el flash foward, la elipsis, la iluminación con influencia expresionista y la utilización de metáforas para ilustrar escenas.

Como se había mencionado, este grupo de cineastas tenía un público más conservador y sus producciones encajaban en la sociedad ideal de Primo de Rivera. Opuesta a esta ideología y de forma paralela, se encontraba un personaje que empezaba sus años de estudio en la Residencia de Estudiantes de la Universidad de Madrid, o, como también la llamaría el poeta Juan Ramón Jiménez la “Colina Los Chopos”. Este adolescente de 17 años será quien romperá los paradigmas del cine; su nombre: Luis Buñuel.

Luis Buñuel ingresó en 1917 a la Residencia de estudiantes[21], un centro que apostó por la educación de primer nivel y la implementación de actividades culturales y científicas, y cuyo objetivo era proyectar una generación de líderes capaces de transformar España. Es en este lugar en donde se concibe una de las trinidades más importantes de la historia del arte, con la amistad entre Dalí, Lorca y Buñuel.

En un principio, Buñuel ingresó a la Residencia para estudiar ingeniería y posteriormente trabajó como asistente del entomólogo Ignacio Bolívar en el Museo de Historia Natural, pero su acercamiento a la literatura y el teatro empezaron a desarrollar cada vez más su pensamiento humanista, la cual soltó sus riendas cuando se matriculó en la carrera de Historia y viajó a Francia.

Las influencias más importantes que determinaron su cuerpo de trabajo, fueron el poeta Ramón Gómez de la Serna, en el uso de las metáforas; el entomólogo Jean Henri Fabre, por su capacidad de observación en los detalles, que se asemejaba a la mirada de un científico; su gran amigo Lorca; y las teorías de Freud sobre el inconsciente y, las relativas al deseo. Este último será un tema constante en sus películas.

La Residencia se caracterizó por tener el primer cineclub en España, el cual fue fundado y administrado por Ernesto Giménez Caballero y Luis Buñuel. Este último, se encargaba de escoger y proyectar las películas que traía desde Francia. A través de esta actividad, la comunidad de estudiantes empezó a tener contacto con los lenguajes cinematográficos y estéticos de vanguardia en Europa. En aquel foro existía espacio para la discusión, el pensamiento crítico y la experimentación.

En el cine club se podía ver una programación única en su momento, que incluían películas de cine soviético y francés. La primeras cintas que se proyectaron fue “La maravillosa vida de Juana de Arco” (1929) de Marco Gastyne, y “El cantante de jazz” (1927) de Alan Croslan, esta última, la primera película sonora que se podía ver en España.

“La misma forma de organizar las sesiones rompía con lo tradicional: además de la proyección de los films (uno de cine clásico, un documental y uno de vanguardia, aunque no siempre se respetó ese esquema), en las sesiones se realizaban presentaciones, lectura de poemas, conciertos musicales e incluso conferencias (…)”[22]

La dictadura de Primo de Rivera acabó con su autoexilio y muerte en 1930 y por el descontento de las esferas militares, políticas y sociales, y España empezó a transitar al período de la “dictablanda”. También los ambientes de libertad y creatividad en los que crecieron personajes como Buñuel, se vieron ensombrecidos por la próxima Guerra Civil. El cineasta, fue uno de las tantas fugas de talento que eventualmente se auto exiliaron, y mientras se terminaba la primera dictadura en España, él presentaba su primera película “Un perro andaluz” en Francia, la cuna del surrealismo.

“Es importante mencionar que durante estos años se realizaron las primeras películas españolas de vanguardia, como Historia de un duro de Sabino Micón, en la que los personajes nunca aparecen completos, o Sexto sentido (1929) de Nemesio Sobrevilla, que mezcla ficción con dimensión didáctica a través de un cinematógrafo. Otra obra relevante es Esencia de verbena (1930) de Ernesto Giménez Cabalero, que utiliza novedosas técnicas formales y que contó con la participación de Ramón Gómez de la Serna.”[23]

“Un perro andaluz” nació de los sueños y visiones de Buñuel y Dalí, y las imágenes plasmadas se convirtieron en íconos del arte surrealista. El cortometraje partió del texto, que se convirtió en poema y al final en video, pero ¿Cuál fue su aportación al cine experimental y video arte para España? Más allá de la destreza técnica para realizar los efectos especiales y del uso de planos, se demostró que se podía hacer un filme sin las estructuras narrativas establecidas y que la cámara no sólo era una herramienta de registro documental, o para contar historias, sino un instrumento de creación de imágenes estéticas y de metáforas.

“Su más famosa ilustración de los poderes de la mirada es, paradójicamente pero desde luego, el ojo rebanado al principio de Un perro andaluz. La paradoja de la escena es que gracias a la pérdida de la vista somos capaces de ver lo que sigue (…) Lo que Buñuel nos indica –y lo dijo explícitamente en una conferencia en la UNAM – es que el ojo de la cámara debe sacudirnos fuera de nuestra complaciente siesta. El ojo de la cámara es un instrumento de la libertad poética y cuando la cámara es libre, el mundo estalla en llamas.

¿A dónde miran? Quizás al descubrimiento de nuevas tierras, nuevos cielos, nuevas razas. La mirada humana no tiene frontera. Buñuel lo recoge y afirma: el cine nos convierte a todos en creadores y descubridores.”[24]

Buñuel y Dalí, dejaron las primeras pistas de video arte, pero aún pasarían varios años para que el video tuviera un lugar dentro de la historia y la institución española.

A partir de la muerte de Primo de Rivera, el período de la dictablanda surge en medio de una breve época en donde no existe la claridad política, y en la que la monarquía estaba prácticamente obsoleta. Los grupos conservadores y progresistas participaron en las elecciones de 1931 que darían como resultado el autoexilio del rey Alfonso XIII y el inicio de la Segunda República Española.

La Segunda República Española trajo consigo cambios favorables como la laicidad en el gobierno, mayor presupuesto para la educación, la libertad de voto para la mujer y derechos de expresión. Sin embargo, la desorganización en la reforma agraria y el descontento de los militares ultraconservadores, ocasionaron que se desatara la Guerra Civil en España (1936-1939).

En el caso del cine, durante la Segunda República hubo mayor crecimiento en cuanto a la distribución y producción, aunque los temas más populares seguían siendo de corte costumbrista y las zarzuelas. Las salas de proyección se convirtieron en una suerte de refugio de la Guerra Civil para la población y en 1940, llega la dictadura franquista, uno de los capítulos más oscuros de la historia de Hispanoamérica.

Franco permanecerá en el poder de 1939 a 1975. Durante su régimen “los artistas tenían dos opciones: Adherirse al gobierno o abandonar el país, opción por la que se inclinarían cineastas como Luis Buñuel o Carlos Velo. Vendrían años donde la censura haría sombra a la producción cinematográfica, al mismo tiempo que se instauró un sistema de protección económica y se incluyó el doblaje obligatorio para las películas extranjeras.”[25]

A pesar de esta época de obscuridad, surgieron proyectos artísticos que beneficiarían al ámbito cinematográfico y eventualmente, al videoarte. Además de la apertura del Festival de San Sebastián en 1953, en 1956 nace Televisión Española, que sería un referente de divulgación cultural y artística, y que eventualmente transmitirá piezas y programas de videoarte.

En el 2011 se presentó la exposición “Caras B del videoarte en España[26]” en el Festival de Vídeos y Cortos Tailandia en donde se proyectó el video “Chaos and Creation” realizada en 1960 por Salvador Dalí y Philippe Halsman. En la obra, se muestra una parodia de Piet Mondrian y El Bosco. Este corto es catalogado como una de las primeras obras de videoarte. “La grabación muestra el planteamiento, desarrollo y final de una performance ideada y representada por Salvador Dalí y cuyo hilo conductor es el método paranoico-crítico.[27]” El vídeo muestra como Dalí “convierte una estructura rectangular de Mondrian en una moderna pocilga dentro de la cual coloca a unos cerdos, una moto y una bella muchacha, todo ello cubierto por una espesa capa de palomitas. Al ponerse en funcionamiento la rueda de máquina, el maíz tostado volará (también el vestido de la señorita) hasta que se descubra, con toda su crudeza, el Mondrian-pocilga[28]

Cabe mencionar, que a pesar de que esta pieza fue producida antes que las obras de Nam June Paike y de Wolf Vostell, entre otros; a pesar de ello, la historia del videoarte aún le presta poca atención. Otros acercamientos de Dalí al videoarte los podemos ver en los documentales experimentales “Autoportrait mou de Salvador Dalí” (1966) e ”Impressions de la haute Mongolie. Hommage a Raymond Roussel[29] (1975).

A lo largo de la historia en España, podremos ir descubriendo los diferentes usos que se le dieron al videarte: en algunas ocasiones funcionó como arma de denuncia, de acción, de videodanza, pero siempre ha sido un arma de creación.

“No se quería callar.
La quise desenchufar.
Me suplicó que la dejara opinar.
Lo que quería era hablar.”
Alaska y Dinarama, Me habló la televisión (1989)

El videoarte siempre vivirá a la misma par que la innovación tecnológica. Tan sólo unos años después de Chaos and Creation, aparecerán en Japón los primeros equipos de video portátil de Sony que permitirán la autonomía de los artistas para realizar sur propios videos. Sin embargo, es hasta los años setenta cuando se empieza a popularizar esta herramienta en España. Al principio la cámara empezó a servir como herramienta de registro para el performance o happenings, después se convirtió en una suerte de extensión del cuerpo del artista.

De acuerdo a la propuesta artística que se desea realizar, la cámara y el video han sido adaptadas para ser utilizadas. En el caso de Antoni Muntadas, uno de los artistas que empezaron a integrar la cámara en su cuerpo de trabajo desde los 70s.

Su asertiva selección de soportes como el video, la tecnología, el Internet, e incluso la videoescultura, lo han posicionado en la institución y la escena internacional. Él es un personaje que desde el inicio, sacó provecho a videoarte y sus posibilidades. Cabe mencionar, que en 1971 se trasladó a Nueva York en donde ha desarrollado una gran parte de su trabajo, por lo que en España tardó en ser reconocido.

La producción fuera de España, fue otra característica para Francisc Torres quien se destacó por la realización de instalaciones multimedia y su interés por la poesía en Estados Unidos y Alemania. Su etapa en el performance, inicia con “Perceptual Analysis of Three Dimensions (Three Points of View). Calendario o Sustracción de peso (del edificio) y Occupation of a Given Space Through a Human Action, todas de 1973.[30]

Hablando de la década de 1980. Ya hemos mencionado a los artistas que empezaron a utilizar el soporte de video, para hablar de videoperformance citaremos las características que menciona Ana Sedeño Valdellos: “En este caso, performance y dispositivo vídeo dialogan en igualdad. Las acciones son concebidas única o fundamentalmente para la cámara y no tienen sentido sin ella[31]

En 1987 el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía presentó una de las primeras exhibiciones sobre el video como herramienta artística: “La imagen sublime. Vídeo de creación en España 1970 – 1987 de 1987[32]”, que también incluyó algunos videoperformance como “Primera muerte” (1970) de Gubern, Jove, Calli, Llena, “Subsensorial Actions 1” (1971) de Antoni Muntadas, “Koloroa” (1980) de El Hortelano que muestra toda estética pop de la época a través de un falso noticiario, “Indian Circles” (1982) de Eugenia Balcells, “Ciudad Submarina” (1984) de Antonio Herranz que funciona como un autorretrato, “Pomada” (1984) de Codesal Rodríguez, “Infinito 5” (1985) de Cano y Garhel en donde las sombras un cuerpo femenino y masculino, y el time lapse se convierten en protagonistas, y “Fuego Verde” (1985) de Javier Vadillo.

Al día de hoy podemos ver estas piezas en donde el cuerpo y el video, se necesitan entre ellos para conformar la obra.

-Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía: “La imagen sublime. Vídeo de creación en España 1970-1987 de 1987

-También surge la Feria Internacional de Arte Contemporáneo en Madrid, ARCO, que “realizaría cada año una performance y desde 1985 un programa de vídeo estable” (Cita de Caras B del videoarte).

-Aún en la actualidad se siguen descubriendo investigaciones y artistas que cayeron en el olvido.

Algunos curadores trabajan con artistas mas contemporáneos o de los últimos cinco añs como el curador canario Adonay Bermudez. Lo que es un hecho, es que el video arte vive en la producción institucional y en la independencia artística.

— Agradezco a Tayra Araujo por su colaboración especial e investigación para escribir este texto —

 

[1] Filme estrenado en Valencia, España  en 1896. Director Charles Kalb..
[2] Salida de la misa de doce en la iglesia del Pilar de Zaragoza. Año: 1896. Dirección: Eduardo Jimeno Correas.
[3] Fructuós Gelabert (1874-1955) director de cine, guionista e inventor.  Nació en Valencia y realizó alrededor de cien películas.
[4] Visita de Doña María Cristina y Alfonso XIII a Barcelona. Año: 1898. Dirección: Fructuós Gelabert.
[5] Segundo de Chomón (1871-1929) director de cine, técnico en efectos especiales y considerado como uno de los mejores camarógrafos de su época.
[6] El hotel eléctrico. Año: 1908. Dirección: Segundo de Chomón.
[7] Metamorfosis. Año: 1912. Dirección: Segundo de Chomón.
[8] Superstición Andaluza. Año: 1912. Dirección: Segundo de Chomón.
[9] Fuente: Cinema23- Historia del cine español (http://cinema23.com/trayecto23/historia-del-cine-espanol/ ) Consultado el 19 de julio, 2018.
[10] Ciclo de cine organizado por CulturArts-IVAC, Filmoteca Española, EFG1914 y Filmoteca Canaria (Fuente: http://circulobellasartestf.com/la-primera-guerra-mundial-y-el-cine-el-proyecto-efg1914/ . Consultado en julio 19, 2018)
[11] EFG1914 “proyecto de la Comisión Europea dentro del Programa de Apoyo a Políticas TIC  cuyo objetivo es digitalizar las películas vinculadas a la Primera Guerra Mundial existentes en las diversos archivos de Europa y ponerlas a disposición del público a través de European Film Gateway y Europeana”. (Fuente: http://www.efg1914filmoteca.com. Consultado en juio 19, 2018).
[12] Para conocer más sobre el director Antonio de Padua Tramullas, se sugiere leer “La actividad de Antonio de P. Tramullas como síntoma de la naciente industria cinematográfica española” de Luis Enrique Parés Velasco http://www.academia.edu/19107336/La_actividad_de_Antonio_de_P._Tramullas_como_s%C3%ADntoma_de_la_naciente_industria_cinematográfica_española
[13] DALL´ASTA, Monica, Los primeros modelos temáticos del cine, en Jenaro Talensy Santos Zunzunegui (coord.), Historia general del cine I. Orígenes del cine, Catédra, Madrid, 1998. Pag 245 (cita de La actividad de Antonio de P. Tramullas…”
[14] El “cirujano de hierro” es una frase del político e historiador Joaquín Costa (1846-1911) al que describe como: “(…) un cirujano de hierro, que conozca bien la anatomía del pueblo español y sienta por él una compasión infinita (…)”, del libro Oligarquía y caciquismo como forma actual de gobierno en España: urgencia y modo de cambiarla (1902).
[15] Benito Perojo (1894-1974), quien nació en la misma época en que surgió el cine y entre sus curiosidades podemos mencionar que al inicio de su carrera, se encargó de caracterizar su propia versión de Chaplin llamado “Peladilla”. Sus películas reflejan el gusto por el costumbrismo y la identidad folklórica española.
[16] Florián Rey (1894 – 1962). Sus filmes representan la cultura popular española. Es director de La aldea maldita (1930), que es considerada una obra maestra del cine mudo.
[17] Imperio Argentina (1910-2003), actriz, cantante y bailarina. Nació en Buenos Aires, en donde inició su prodigiosa carrera.  Fue esposa del importante director Florián Rey con quien también debutó como actriz de cine en “La hermana San Sulpicio” (1927). Dos de  sus grandes fueron los hermanos Primo de Rivera.
[18] MUÑOZ Ruiz María Jesús y Alarcón Sánchez Inmaculada, La imagen de la mujer andaluza en el cine españoL. Editorial Centro de Estudios Andaluces, Sevilla, España. página 11. (2008).
[19] Respuesta de Florián Rey, a la encuesta realizada por R. Marquina: “¿Qué orientación debe darse a la producción cinematográfica nacional?”, La Pantalla (1929),  como se cita García Carrión Marta en Estudios sobre nacionalismo y nación en la España contemporánea (2011). España: Prensas Universitarias de Zaragoza. Pág. 191.
[20] Pierre Schildknecht o Pedro Shild (1897-1968), fue un diseñador de producción y director de arte para películas como Mas allá de la muerte (1924), El marino español (1926), Marianela (1940), Héroe a la fuerza (1941) del director Benito Perojo; y Un perro andaluz (1929) y La edad de oro (1930) de Luis Buñuel.
[21] La Residencia de Estudiantes, fundada en 1910. En la investigación de Álvaro Ribagorda se menciona: “(…) la Residencia se abrió a la sociedad madrileña convirtiéndose en el principal centro cultural del Madrid de la Edad de Plata, y ofreciendo a los residentes una cátedra incomparable, mediante la que cualquiera de ellos, sin el menor esfuerzo, podía estar al tanto de los principales descubrimientos científicos o arqueológicos, las últimas tendencias de la filosofía, la historia o la psicología, y con un poco de interés podía conversar con los principales músicos o escritores del momento, que solían alojarse además en la Residencia durante unos días (…)”. Ribagorda, Álvaro. “La Residencia de Estudiantes. Pedagogía, cultura y proyecto social”. Seminario de Investigación del Departamento de Historia Contemporánea de Universidad Complutense de Madrid, https://www.ucm.es/data/cont/media/www/pag-13888/Alvaro_Ribagorda_2.pdf (consultado el 10 julio 2018).
[22] Millán, Sánchez Alberto, “La vanguardia cinematográfica en el cine-club español y “La Gaceta Literaria” (nota informativa). Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, http://www.cervantesvirtual.com/obra-visor/la-vanguardia-cinematografica-en-el-cineclub-espanol-y-la-gaceta-literaria-nota-informativa–0/html/ff903890-82b1-11df-acc7-002185ce6064_2.html#I_0_ (consultado el 11 de julio, 2018).
[23] Zafra, Mario. “El cine español durante la dictadura de Primo de Rivera”. Astoria 21. Un satélite en el universo del cine. http://astoria21.es/articulo-cine-espanol-dictadura-primo-rivera/ (Consultado el 9 de julio, 2018).
[24] Fuentes, Carlos. “Luis Buñuel. Cineasta de las dos orillas” Revista Nexos. https://www.nexos.com.mx/?p=9893 (Consultado el 11 de julio, 2018).
[25] Cinema 23 “Historia del cine español” http://cinema23.com/trayecto23/historia-del-cine-espanol/ (Consultado el 22 de julio, 2018).
[26] “Caras B del videoarte en España” fue una exhibición presentada en el Centro de Arte y la Cultura de Bangkok (BACC) dentro del Festival de Videos y Cortos de Tailandia. La curaduría fue realizada por Nekane Aramburu y Carlos Trigueras.
[27] Fundación Gala – Salvador Dalí. “Chaos and Creation”. Films y videoarte. Filmoteca Dalí https://www.salvador-dali.org/es/dali/filmoteca-dali/films-y-videoarte/7/chaos-and-creation (Consultada el 15 de julio, 2018)
[28] Fanés Félix, “<<Chaos and Creation>>: Un film inédito de Salvador Dalí” en Caras B de la Historia del Vídeo arte en España, cords. Nekane Aramburo y Carlos Trigueros (España: AECID, 2011-2012), 38-39.
[29] Para poder ver el trabajo audiovisual de Dalí, puedes acceder a UbuWeb avanti-garde Films http://ubu.com/film/dali_impressions.html
[30] Museu d’Art Contemporani de Barcelona, “Francesc Torres. Da Capo”, MACBA, https://www.macba.cat/es/expo-francesc-torres (consultada el 24 de julio, 2018)
[31] VALDELLOS Sedeño Ana, “Videoperformance: límites, modalidades y prácticas del cuerpo en la imagen en movimiento”, Universidad de Málaga, http://www1.ulima.edu.pe/Revistas/contratexto/v21/07%20-%2021.pdf (consultada el 22 de julio, 2018)
[32] En el siguiente link se puede apreciar la publicidad y presentación de los artistas de la exhibición https://www.youtube.com/watch?v=NnxasbvZNL8 Centro de Arte Reina Sofía – La Imagen Sublime 1970-87 (1)